La música y su efecto terapéutico

La música y su efecto terapéutico

Quizás nos parezca que no tenemos habilidades musicales. Bueno, pensemos por un momento en la voz. Gracias a la versatilidad de este instrumento propio del ser humano, casi todos podemos hacer música hasta cierto grado.

Tengamos o no instrumentos musicales. Lo único que hay que hacer es abrir la boca y cantar. Y al hacerlo, recordemos que no es cuestión de ganar un concurso. Si practicamos, es muy posible que mejoremos.

“La voz está en contacto directo con el punto desde [donde] […] surgen las emociones más profundas y es el instrumento más eficaz para poder expresarlas”, revela la revista Psychologies en español.

“[Cantar] es algo emocionante […] —asegura la soprano Ainhoa Arteta—. Aconsejaría a cualquier persona que sienta la necesidad de expresarse mediante el canto, que lo haga con toda libertad y espontaneidad.”

Puesto que la música ejerce una gran influencia en el corazón, debemos elegirla con cuidado. Conviene tener en cuenta, por ejemplo, que algunas melodías hermosas disimulan letras desagradables que restan importancia a temas.

 Los músicos deben de prepararse muy bien tal como en otras profesiones por ejemplo los cerrajeros expertos utilizan muy bien las herramientas con las que trabajan de manera similar los músicos se valen de su voz o un instrumento.

La buena música puede ser terapéutica

“Una de las razones por las que la música está presente en casi todas las culturas [es] que puede generar y mantener la salud y el bienestar en el ser humano”, señala el libro Principles and Practice of Stress Management (Teoría y práctica del control del estrés). Cuando cantamos —dice la revista Psychologies—, todo nuestro cuerpo resuena y vibra. A su vez, esas suaves vibraciones contribuyen a que los tejidos se relajen y dilaten, lo que posiblemente ayude a reducir el dolor.

En consecuencia, algunos terapeutas animan a los pacientes que sufren de estrés a escuchar música relajante para mejorar el estado de ánimo. Ciertos hospitales incluso ponen música en las unidades de cuidados intensivos.

 Los bebés prematuros y los pacientes que se han sometido a una operación quirúrgica suelen reaccionar bien a la música agradable. Según el libro antes citado, los estudios indican que escuchar música relajante “reduce significativamente los niveles de la hormona del estrés durante las operaciones”.

La música también sirve para disminuir la ansiedad en las embarazadas, pues favorece la relajación durante el parto. Los dentistas a veces utilizan música suave a fin de crear un ambiente más tranquilo para los pacientes tensos.

 Pero la música y el canto ofrecen más beneficios aún: nos pueden ayudar en sentido espiritual y emocional, en la parte espiritual las canciones en la adoración han sido parte fundamental de la historia antigua e incluso moderna.

Hasta puede ayudar a que Nieto estado de ánimo se vea positivamente afectado y casi de manera automática al escuchar nuestra música favorita, puede incluso mejorar un día muy difícil.

El disfrutar de buena música bien sea en la compañía de amigos e incluso solos puede ser la diferencia entre sentirnos bien y no hacerlo.